El agua y la ecología

El agua y la ecología

La ecología es la disciplina que estudia las relaciones de los seres vivos con el entorno. Estudia afectaciones ambientales en los organismos, cómo evolucionan en el tiempo los ecosistemas, se encarga de encontrar causas y consecuencias y ofrece medidas de mitigación. En esta disciplina es indispensable incluir en sus estudios las acciones antrópicas (todas aquellas que vienen del hombre).

La ecología merece un abordaje científico, si no es así se le llama ecologismo, que puede ser el primer paso para llegar a la ecología científica.

Cuando hablamos de ecosistemas acuáticos nos referimos a todos aquellos que se desarrollan en un cuerpo de agua con características particulares. La mayoría de los organismos encontrados en estos ambientes acuáticos están determinados por la salinidad del agua (cantidad de sal disuelta en ese volumen de agua).

Existen dos tipos de ambientes acuáticos, que pueden sustentar vida:

Zonas de vida de agua dulce: por ejemplo, un lago.

Zonas de vida de agua salada o marina: por ejemplo, un arrecife de coral.

Datos generales

  • El elevado calor específico del agua permite que ésta pueda absorber y ceder el calor de manera más lenta que la tierra. Es por esto que cuando estamos en la playa de noche, la arena está fría mientras que el agua mantiene el calor absorbido durante el día.
  • Nuestro planeta tiene una gran particularidad que es de resaltar, por la extensa presencia de agua y lo extraordinario de las diferentes formas en que se presenta en la naturaleza: líquida, sólida y gaseosa.
  • Como dato adicional, si tenemos en cuenta los fenómenos atmosféricos y la rotación del planeta, las corrientes marinas del hemisferio norte giran en el sentido de las agujas del reloj, mientras que en el hemisferio sur lo hacen en el sentido contrario.

El agua cumple con funciones fundamentales en el planeta:

  • Brindar estabilidad al funcionamiento del entorno, de los seres y organismos que en él habitan. 
  • Es un elemento indispensable para la presencia y supervivencia de la vida animal y vegetal del planeta.
  • Interviene en gran parte de los procesos metabólicos que se realizan en los seres vivos. Su función es vital en todos los procesos biológicos, tanto en los organismos vivientes más simples, como las bacterias; hasta en los ecosistemas más complejos y diversos, como una selva tropical.
  • Tiene una tarea fundamental en el proceso de fotosíntesis de las plantas.
  • Es el hábitat de una gran variedad de seres vivos.
  • Es esencial para la regulación del clima. Su movimiento continuo, sin principio ni fin, por altas y bajas altitudes; en sus estados líquido, vapor o hielo, es el conocido ciclo hidrológico.
  • Las grandes masas de agua, mares y océanos actúan como termostatos gigantes que regulan las temperaturas del planeta. Hay corrientes que tienen su origen en zonas cálidas donde absorben gran cantidad de calor y que al llegar a áreas más frías hacen que el clima sea más cálido, o las corrientes de agua helada también ocasionan cambios en el clima haciendo que los inviernos sean más fríos.

Es así como el agua es tanto un recurso indispensable, como un aspecto que moldea el clima y la meteorología. Cumpliendo funciones básicas y vitales en nuestro planeta.

Aunque la cantidad de agua presente en el planeta permanece relativamente constante en el tiempo, el cambio climático puede alterar su disponibilidad. Además de éste, se presentan otros efectos como resultado del cambio climático: cambian los patrones de pluviosidad, cambia el caudal de los ríos lo cual en parte lleva a inundaciones más frecuentes. Se puede presentar además un aumento en las temperaturas que pueden afectar muchas especies, por mínimo que pueda parecer para nosotros.

Por todo lo anterior, debemos reconocer la importancia de cuidar este recurso que no es ilimitado como lo creemos a veces, el flujo de un agua sin contaminantes es vital para la conservación de los ecosistemas que están ligados a ella. La escasez de éste recurso perjudica la flora y fauna, y sobre todo a los ambientes que incluso ahora presentan estrés hídrico y deben luchar contra el cambio climático y las acciones muchas veces desmedidas del ser humano.

Referencias:

El agua motor del ecosistema. (2018, 11 abril). Ambientum Portal del Medioambiente. https://www.ambientum.com/enciclopedia_medioambiental/aguas/el_agua_motor_del_ecosistema.asp

Hoffmann, A., & Armesto, J. (2014). Ecología del agua (Primera edición) [Libro electrónico]. Corporación Instituto de Ecología y Biodiversidad. https://ieb-chile.cl/libro/ecologia-del-agua/

Paredes Díaz, J. (s. f.). IMPORTANCIA DEL AGUA. USMP. Recuperado 16 de febrero de 2021, de https://www.usmp.edu.pe/publicaciones/boletin/fia/info86/articulos/importanciaAgua.html